Omniglass produce vidrio laminado para la industria del transporte, tanto plano como curvado. El vidrio laminado se elabora mediante la colocación de una capa de butiral de polivinilo (PVB) entre dos hojas de vidrio. Las principales razones por las que el vidrio laminado ofrece mayores ventajas con respecto al vidrio templado son: su robustez, su durabilidad y, por encima de todo, su capacidad protectora. El vidrio laminado posee una solidez que ayuda a resistir la penetración de objetos que puedan impactar en el parabrisas.

La seguridad es la principal prioridad para Omniglass, y por este motivo sólo produce vidrios certificados por Intertek. Las comprobaciones y los controles de calidad son por lo tanto parte del proceso de producción de Omniglass. Además de una mejora en la seguridad del conductor y los pasajeros, el vidrio laminado contribuye a una mayor eficiencia al permanecer en su sitio incluso en caso de rotura. Esto hace que el vidrio laminado sea muy útil para una gran variedad de aplicaciones: autobuses, coches, camiones, trenes, cabinas y vehículos recreativos.

Omniglass produce diferentes tipos de vidrio laminado:

  • Paneles de gestión solar
  • Vidrios polarizados
  • Vidrios térmicos